Todos nuestros colchones cuentan con la garantía limitada de fábrica, que viene incluída en el empaque de cada colchón, ya sea en la bolsa, o cómo parte de la etiqueta.

Al momento de solicitar el respaldo de la garantía, es indispensable contar con la factura de compra correspondiente.

Si el producto tiene defectos de fábrica, y son detectados en la entrega del colchón, puede solicitar el cambio directo.

En caso de tener que aplicar el servicio de garantía, una vez presentado el reporte, coordinaremos con un representante de la marca para que evalúe el colchón y coordine con usted el respaldo de la garantía en un plazo de atención máximo de 30 días.

Las garantías cubren daños en los materiales y fallas de fabricación que puedan presentarse dentro del periodo de garantía. El periodo de garantía inicia con la fecha de compra, y esta cubre dentro del tiempo válido de garantía que corresponde y se indica en cada colchón.

La cobertura dependerá de cada marca en específico, sin embargo estas son las políticas generales:

  • Resortes quebrados, resortes hundidos o deformados, o alambres que están sueltos, rotos o que sobresalen a través de la tela del colchón.
  • Hundimiento, que mide 1 1/2 pulgadas o más, siempre y cuando el colchón esté sobre una superficie estable y uniforme.
  • Impresión del cuerpo de más 1 1/2 pulgadas, que no corresponde a las características del colchón.
  • Costuras sueltas que puedan afectar la estructura normal del colchón.

Todas las marcas se reservan el derecho de rechazar o invalidar el servicio de garantía, cuando el colchón se encuentra en condiciones antihigénicas (debido a sangre, manchas o impregnación de fluidos corporales, plagas, o evidencia de daño por penetración o derrame de líquidos). La garantía no cubre daños ocasionados por descuidos o accidentes, o mal manejo del producto o negligencia con el colchón.

Recomendaciones:

  • No exceda el peso de resistencia máximo recomendado para cada colchón.
  • Rotar el colchón cada tres meses, al menos en posición de pies a cabeza.
  • Utilizar siempre cobertores, protectores o ropa de cama adecuada para el colchón.
  • No colocar objetos calientes sobre el colchón.
  • Colocarlo siempre el colchón en posición horizontal, sobre una superficie estable, sólida. lisa y uniforme.